lunes, 23 de mayo de 2016

Canto Particular



Porque la tiranía teñida en verde, azul, negro, amarillo o blanco 
no puede construir un presente.
Códigos, asociaciones y mutaciones,
le han robado el sentido verdadero al "verdadero sentido", 
a cada color, a cada aroma, a cada forma
                -la eternidad de la tierra, del "ser" y del universo simplemente diluida.-

Con nuestros silencios y nuestras inacciones se invisten de gloria y poder todos nuestros demonios.
Y cada sueño, y cada gozo se van desangrando entre nuestros miedos,
destruimos todo lo que no creemos
-y lo que creemos también-,
anulamos cada univocidad posible 
y nos lamentamos de lo que no somos.

La tierra se agota, la hermandad se acaba.
La vida es un canto global de desesperanza,
una angustia de ser, un eterno llanto camuflado,
dolores metamorfoseados entre la paciencia y éste conformismo vestido de tules y de frustraciones.

Tenemos la fuerza y el sentido del cosmos trepidando en cada uno de nuestros átomos
y aun así, nos proclamamos débiles y pobres,
ausentes de luz, escasos de Amor,
tristes, clandestinos y solos.

Y nos tenemos a nosotros mismos,
Tenemos nuestro único y real sentido de ser,
tenemos el pacto inicial de toda vida,
nuestra obligación de "felicitar" cada uno de nuestros instantes, 
esto es, llenarlos de gozo vital,
de respeto y de otredad.
Nuestra verdadera capacidad de ser
posibilitada sólo por el libre albedrío innato,
sin circunscripción alguna, sin dimensionamientos vanos,
sin alegorías a las limitaciones que nos entregaron al hacernos "hombres"

Ya no nos vemos, no nos recordamos.
Hemos olvidado toda la historia contenida en nuestro material genético.
No somos aleatorios, ni absolutos, 
no somos una categoría más en el catálogo social.
Sólo somos la eternidad de nuestro propio sentido de "ineternidad",
la suma y la resta de todas las partes que nos componen
solo somos "uno" desde siempre y para siempre
uno que contiene a todo
uno como módulo infinito
                                               -del Amor -

Nashbillee